Descubriendo los 4 Principales Beneficios de Salud del Farro

beneficios del farro

En la creciente popularidad de los granos antiguos entre los amantes de la comida y los conscientes de la salud, el farro finalmente está recibiendo la atención moderna que merece. Este tipo de trigo con profundas raíces históricas se está destacando en la cultura alimentaria occidental como una opción deliciosa y nutritiva de grano entero.

Sin embargo, muchos pueden no darse cuenta de que el farro tiene varios nombres, lo que puede dificultar y intimidar a la hora de comprarlo. ¡Así que sigue leyendo para descubrir qué es el farro, las diferentes variedades disponibles, cómo beneficia nuestra salud y formas de usarlo en casa!

¿Qué es el farro?

Como un tipo de trigo silvestre, el farro (nombre científico: Triticum dicoccum) se remonta a al menos 10,000 años atrás, cuando se originó en el Creciente Fértil en Mesopotamia, junto con muchos otros granos antiguos. Esta tierra abarca partes de Irán, Iraq, Israel, Jordania, Palestina, Siria y Turquía en la actualidad. A lo largo de todos estos años, el farro sigue siendo un elemento culinario culturalmente significativo en esta área del mundo.

A menudo se refiere a tres tipos de trigo antiguo con los que está muy relacionado: el einkorn, el emmer y la espelta. Para complicar las cosas aún más, también puede encontrarlo a la venta bajo los nombres de farro piccolo para el einkorn, farro medio para el emmer y farro grande para la espelta. A pesar del gran número de nombres que puede tener este grano, si tienes alguno de estos productos en tu carrito, puedes estar seguro de que estás comprando farro (o un pariente muy cercano).

Este grano se asemeja a las bayas de trigo antes de cocinarlas y a la cebada después. Tiene un color marrón claro y, una vez cocido, ofrece una textura suave y masticable. Esto se combina perfectamente con su sabor suave y ligeramente nuez, convirtiéndolo en la adición perfecta a una variedad de platos.

El farro siempre se vende descascarillado, ya que esa parte del grano no es comestible, pero también está disponible en variedades semi-perladas y perladas. El farro descascarillado es la opción de grano entero, ya que su salvado aún está intacto, preservando su valor completo de fibra y nutrientes. Mientras tanto, el farro semi-perlado tendrá parte del salvado eliminado, y el perlado tendrá todo eliminado. Esto significa que el farro semi-perlado tendrá menos nutrición que el farro descascarillado, pero más que el farro perlado. Sin embargo, hay un compromiso culinario aquí, ya que el farro semi-perlado y perlado se cocinarán mucho más rápido. El farro descascarillado de grano entero generalmente requiere un remojo nocturno antes de cocinar.

Aunque el farro se puede encontrar en algunas tiendas de comestibles y tiendas de alimentos saludables, está ampliamente disponible en línea para su compra. Sin embargo, a medida que este grano histórico gana popularidad, también lo hace su disponibilidad en mercados de todo el país, por lo que puede aparecer en tu mercado local más pronto de lo que piensas.

Beneficios para la Salud del Farro

Aunque el sabor del farro es indudablemente delicioso, su perfil nutricional es realmente lo que está generando conversación. Esto se debe a las proteínas, fibra, zinc, selenio, hierro, magnesio, niacina y compuestos vegetales que ofrece, traduciéndose en impresionantes beneficios para la salud.

Mejora la salud inmunológica

En el farro, encontrarás cantidades impresionantes de varios compuestos vegetales, como luteína, polifenoles, carotenoides y fitoésteres. Estos compuestos bioactivos, junto con zinc y selenio, actúan como antioxidantes en el cuerpo, ayudando a reducir la inflamación y combatir las moléculas de radicales libres que causan enfermedades.

En particular, la luteína está asociada con una mejor salud ocular, mientras que el consumo general de granos enteros, incluido el farro, se relaciona con un menor riesgo de cáncer y mortalidad general. Además, dos tipos de fibra presentes en este resurgente grano, almidón resistente y fibra soluble, son prebióticos que alimentan a las bacterias saludables en el microbioma intestinal, que está vinculado de manera intrincada con nuestra salud inmunológica general. La ingesta de almidón resistente también se asocia con un menor riesgo de cáncer de colon.

Mejora la salud digestiva

Hablando de fibra, este macronutriente presente en el farro también ayuda a mantener nuestra salud digestiva en general. Como fuente de fibra insoluble, fibra soluble y almidón resistente, este grano antiguo aborda la salud intestinal desde múltiples ángulos. La fibra insoluble actúa como un agente de aumento en el tracto gastrointestinal, ayudando a mantener la regularidad digestiva y abordar problemas comunes como el estreñimiento. Mientras tanto, la fibra soluble forma un gel en el tracto gastrointestinal, ofreciendo alivio para el problema opuesto, la diarrea. Nuevamente, tanto la fibra soluble como el almidón resistente son alimentos prebióticos que ayudarán a mantener la salud digestiva en general, al respaldar un microbioma diverso de microorganismos que residen en el tracto gastrointestinal, desempeñando un papel crucial en la digestión, la función inmunológica y la salud general.

Mejora la salud del corazón

La fibra soluble también es parcialmente responsable de los beneficios para la salud del corazón que ofrece el farro. La fibra soluble se une al colesterol dietético en el intestino delgado, ayudando a eliminarlo del cuerpo en lugar de permitir que ingrese al torrente sanguíneo, donde puede provocar la acumulación de placa en las venas o arterias. Esta acumulación se llama aterosclerosis y es un síntoma revelador de enfermedad cardíaca.

Mientras tanto, el magnesio en este grano respalda la salud del corazón como un electrolito importante, vital para ritmos cardíacos saludables, y la vitamina B niacina en el farro también puede ayudar a regular los niveles de colesterol en sangre, apoyando aún más la salud del corazón.

Apoya la salud metabólica

Nuestra salud metabólica también se ve respaldada por el farro, gracias a la fibra y la proteína que contiene. Tanto la fibra como la proteína ralentizan la digestión y, a su vez, atenúan la respuesta de azúcar en sangre. Esto significa que después de comer farro integral, nuestros niveles de azúcar en sangre subirán y bajarán más lentamente durante el proceso digestivo. Esto es beneficioso para las personas con problemas metabólicos como la diabetes, pero también para aquellos sin ellos, ya que esta respuesta de azúcar en sangre resulta en niveles de energía más estables y sostenidos en general. Además, las evidencias también nos dicen que el consumo regular de granos enteros, incluido el farro, reduce el riesgo general de problemas metabólicos como la diabetes tipo 2.

Disfrutando del Farro en Casa

Entonces, con todos estos beneficios atractivos, es posible que te estés preguntando cómo deberías usar el farro en casa. Bueno, tenemos muchas ideas.

Una vez que compres tu farro seco en el supermercado o en línea y lo remojes durante la noche (si es farro descascarillado de grano entero), estarás listo para cocinar. Después de remojar, el farro se cocina de manera muy similar a otros granos enteros como la quinua, el arroz, la cebada, el trigo sarraceno e incluso la avena. A su vez, sirve como una alternativa excelente para cualquier uso que tendrías para estos granos. Esto significa que puede ser una excelente adición a sopas, ensaladas, guisos, pimientos rellenos o cazuelas, así como una base fantástica para salteados, currys, cuencos de granos y risottos.

El farro también se puede comer como una papilla en lugar de avena o se puede convertir en granola o muesli para acompañar yogur, pudín de chía o panqueques por la mañana. Además, la harina de farro está disponible para su compra o se puede hacer fácilmente en casa con una licuadora potente o un procesador de alimentos. Esta harina se puede utilizar para hacer productos horneados como panes, galletas, pasteles y muffins, o para esfuerzos salados como masas para pasteles o pasta.

Ten en cuenta que el farro es un tipo de trigo y contiene gluten, por lo que aquellos con enfermedad celíaca o sensibilidad al gluten deben evitarlo. Dicho esto, el remojo nocturno necesario para cocinar el farro descascarillado de grano entero inicia el proceso de germinación en este grano, lo que puede producir un producto más digestible que otros alimentos basados en trigo para algunas personas.

El farro es el ingrediente robusto perfecto para las comidas cálidas y acogedoras que son características del otoño e invierno. Probar este grano también es una excelente manera de conectarse con la parte del mundo de la que proviene y apreciar su importancia cultural.

Preguntas Frecuentes

1. ¿Dónde puedo comprar farro?

Puedes encontrar farro en algunas tiendas de comestibles y tiendas de alimentos saludables, pero también está ampliamente disponible para su compra en línea. Con la creciente popularidad, es posible que también lo encuentres pronto en tu mercado local.

2. ¿Cuáles son las variedades de farro disponibles?

El farro se presenta en tres variedades principales: einkorn, emmer y espelta. Además, puedes encontrarlo en versiones semi-perladas y perladas, cada una con diferentes niveles de salvado y tiempos de cocción.

3. ¿Es el farro adecuado para personas con enfermedad celíaca o sensibilidad al gluten?

No, el farro contiene gluten, por lo que no es adecuado para personas con enfermedad celíaca o sensibilidad al gluten. Sin embargo, el remojo nocturno puede hacerlo más digestible para algunas personas.

Conclusión: Descubre los Beneficios del Farro en tu Dieta

En resumen, el farro es más que solo un grano antiguo; es una joya culinaria con beneficios notables para la salud. Desde fortalecer el sistema inmunológico hasta mejorar la salud digestiva, cardíaca y metabólica, el farro ofrece una variedad de razones para incorporarlo a tu dieta. Descubre nuevas formas de disfrutarlo en casa y aprovecha al máximo este grano nutritivo y delicioso.

Scroll al inicio