El Impacto Positivo de Concluir Cada Entrenamiento con una Meditación, Según Neurocientíficos

chica meditando

Reservar un momento para sentarse en la esterilla, darle al «play» en la aplicación de meditación preferida y cerrar los ojos puede transformar a cualquier persona en un estado más relajado, menos ansioso y de mejor humor al abrir los ojos nuevamente. Incorporar la meditación al final de los entrenamientos ha demostrado ser una práctica beneficiosa respaldada por neurocientíficos.

Algunos expertos, sugieren concluir cada sesión de entrenamiento con una breve meditación o momento de gratitud. Esta práctica ha demostrado ser tan beneficiosa que más personas están adoptando la meditación después de sus rutinas de ejercicio, ya sea una caminata en la cinta o una sesión de entrenamiento de fuerza.

La combinación de entrenamiento y meditación como un paquete de bienestar ofrece una manera efectiva de cumplir con ambas prácticas en la agenda diaria. La recomendación general, es dedicar de dos a cinco minutos después del entrenamiento a la meditación o mindfulness. Este breve período, manejable y realista, aporta beneficios significativos.

Beneficios de la Meditación Después del Entrenamiento

1. Combate el Estrés Físico del Entrenamiento

Realizar ejercicio, ya sea levantar pesas o cardio intenso, ejerce estrés en el cuerpo. La meditación después del entrenamiento actúa rápidamente para devolver al cuerpo a un estado de equilibrio. Se ha observado que esta práctica ayuda a recuperarse más rápidamente del estrés físico, construyendo resistencia y mejorando el bienestar general.

2. Facilita la Recuperación

La meditación después del entrenamiento acelera la calma del cuerpo, contribuyendo a una recuperación más efectiva. Este proceso reduce los niveles de estrés e inflamación experimentados durante el ejercicio, lo que se traduce en una mejora en la recuperación general.

3. Efectos Duraderos de Calma

La práctica de la meditación después del entrenamiento ofrece beneficios a largo plazo. Ya sea que realices ejercicio por la mañana o por la noche, dedicar tiempo para centrarte resulta en una sensación de calma que permea a lo largo del día, facilitando un sueño reparador por la noche.

Preparativos para la Meditación Después del Entrenamiento

Antes de comenzar la meditación, crear un ambiente relajante es clave. Recomendaciones de neurocientíficos incluyen rodearse de iluminación suave y música de meditación calmante. Eliminar distracciones, como pantallas, y optar por aplicaciones de meditación basadas en audio, contribuye a una práctica más efectiva.

Aunque el entorno ideal puede no siempre ser alcanzable, dedicar unos minutos a meditar seguirá beneficiando tanto al cuerpo como a la mente. Al embarcarse en la meditación, se aconseja hacerlo sin expectativas, permitiendo que cada sesión sea una experiencia única de presencia y auto-compasión.

¿Listo para empezar? Experimenta los beneficios de la meditación después del entrenamiento con esta breve guía:

  1. Configura un temporizador para la meditación, comenzando con unos pocos minutos y aumentando gradualmente con el tiempo.
  2. Adopta una posición cómoda, ya sea acostado o sentado en posición de loto, para maximizar la relajación.
  3. Cierra los ojos y sintoniza tus sentidos, tomando conciencia del entorno y del propio cuerpo.
  4. Regula la respiración de manera consciente, inhalando y exhalando lentamente por la nariz.
  5. Enfócate en la respiración como ancla para mantener la atención en el momento presente.
  6. Al finalizar, agradece a ti mismo y a tu cuerpo por el esfuerzo y el autocuidado.

Entrega a esta práctica y disfruta de los beneficios duraderos de la meditación después del entrenamiento.

Scroll al inicio