Kombucha para Diabéticos: Recetas Deliciosas y Saludables

kombucha diabeticos

La diabetes puede complicar la vida, especialmente para aquellos que disfrutan de los sabores dulces. A menudo, dejar de lado ciertos alimentos, como los refrescos azucarados, puede resultar un desafío.

Sin embargo, en esta ocasión, tenemos una solución fantástica: la kombucha. Es una opción ideal cuando anhelas algo dulce, pero al mismo tiempo, necesitas mantener tus niveles de azúcar bajo control.

La kombucha te ofrece la posibilidad de disfrutar de una bebida refrescante sin los excesos de azúcar y edulcorantes artificiales que suelen acompañar a otras alternativas.

La kombucha, naturalmente efervescente, se puede preparar con una variedad de sabores, utilizando frutas frescas o hierbas aromáticas.

Esto significa que puedes decir adiós a los refrescos azucarados sin sacrificar el sabor y la satisfacción. En esta publicación, te presentaremos tres deliciosas recetas de kombucha especialmente diseñadas para personas con diabetes.

Si deseas explorar más opciones, te invitamos a visitar nuestra página de recetas o seguirnos en Instagram.

Nota importante: La kombucha ya posee un nivel de azúcar considerablemente inferior en comparación con la mayoría de los refrescos comerciales. Sin embargo, es relevante señalar que según los sabores añadidos, el contenido de azúcar puede variar.

Las tres recetas que compartiremos a continuación son muy bajas en azúcar, lo que las convierte en una elección sensata para aquellos que buscan mantener el control de su glucosa.

El Poder del Jengibre

Compra kombucha, kéfir o cualquier bebida natural en la tienda online de Naturitas, líderes en salud natural.

Es una tienda en línea con productos saludables y sostenibles. Ofrecen envíos rápidos en 24-48h y gratis a partir de 45€.

Todas nuestras recetas incluyen jengibre por una razón. ¿Por qué? El jengibre es un superalimento que ha demostrado beneficios para las personas con diabetes, especialmente aquellos con diabetes tipo 2.

Además de su impacto positivo en el control de la glucosa, el jengibre está repleto de vitaminas, minerales, aminoácidos y aceites esenciales.

También ofrece una serie de propiedades saludables, como la mejora del sistema digestivo y la reducción del estrés. Incorporar jengibre en nuestras recetas para diabéticos no solo disminuye el contenido de azúcar sino que también realza el sabor de la bebida de manera deliciosa.

1. Kombucha de Jengibre

Comenzaremos con la receta más sencilla, que consiste únicamente en jengibre. Para prepararla, necesitas llevar a cabo la segunda fermentación de la kombucha sin sabor. A continuación, te explicamos los pasos a seguir:

Adquiere un trozo pequeño de jengibre de aproximadamente 5-7 cm de longitud. Pela el jengibre y lávalo cuidadosamente.
Coloca el jengibre en una licuadora junto con unos 200 ml de agua y tritúralo hasta obtener una pasta.
Transfiere este «puré de jengibre» a una botella de vidrio. Añade también la kombucha sin sabor, dejando aproximadamente 2-3 cm de espacio en la parte superior de la botella.
Cierra herméticamente la botella y déjala reposar en un lugar oscuro a temperatura ambiente durante 2-4 días, o hasta que alcance el nivel de efervescencia deseado.
Una vez lista, refrigera la kombucha para su consumo.

2. Kombucha de Cúrcuma, Jengibre y Pimienta

Al igual que el jengibre, la cúrcuma es conocida por sus notables beneficios para la salud, incluyendo sus propiedades antioxidantes y antiinflamatorias. Se ha sugerido que la cúrcuma podría ayudar en el manejo de la diabetes.

Además de sus beneficios, aporta un sabor exquisito a la receta. Para preparar 1 litro de esta kombucha, sigue estos pasos:

Corta un pequeño trozo de jengibre (aproximadamente 3 cm) y otro de cúrcuma. Si no tienes cúrcuma fresca, puedes utilizar la variedad en polvo sin problema. Coloca los trozos en una botella de vidrio.
Agrega también media cucharadita de pimienta negra en polvo. Si es recién molida, mejor aún.
Llena la botella con kombucha sin sabor, dejando un pequeño espacio en la parte superior para evitar derrames al abrir la botella.
Sella la botella de manera hermética y permite que repose durante 2-3 días a temperatura ambiente en un lugar oscuro, hasta que alcance la efervescencia deseada.

3. Kombucha de Limón, Jengibre y Pimentón

Esta receta es particularmente especial, ya que incluye pimentón, aunque también puedes sustituirlo por pimienta de Cayena.

A pesar de su inusual combinación, el resultado es una kombucha deliciosa. Para prepararla, sigue estos pasos:

Corta un trozo de jengibre de aproximadamente 5 cm y licúalo. Exprime el jugo de 2 limones.
Coloca el jengibre licuado y el jugo de limón en una botella de vidrio. Agrega una cucharadita de pimentón. Si prefieres un toque más picante, puedes añadir más pimentón.
También puedes incluir un par de cucharadas de azúcar para fomentar la producción de gas durante la fermentación, ya que el azúcar se consume durante este proceso.
Mezcla bien los ingredientes en la botella y añade la kombucha sin sabor.
Cierra la botella herméticamente y déjala reposar durante 2-3 días a temperatura ambiente. Luego, refrigérala y estará lista para disfrutar.

Esperamos que estas tres recetas te hayan entusiasmado. El resultado es una bebida deliciosa y saludable, elaborada de manera 100% natural.

Nota: La información proporcionada en este artículo tiene fines informativos únicamente y no debe considerarse asesoramiento médico. Siempre consulta con un profesional de la salud antes de tomar decisiones relacionadas con tu dieta.

Scroll al inicio